domingo, 27 de enero de 2013

PENSAR NO ES UN CASTIGO


¡CASTIGADO! ¡A LA SILLA DE PENSAR!


En mi opinión, algo estamos haciendo mal, cuando castigamos a un niño "a pensar". Pensar nunca puede ser un castigo. Pensar es bueno. Es más, deberíamos fomentar en ellos el buen hábito de pensar.



Desde hace un tiempo se puso de moda, tanto en las clases de infantil como en casa, la técnica de la "silla de pensar"

Esta "silla de pensar" deriva de una técnica de modificación de conducta conocida como la técnica de Time-out o Tiempo Fuera. El problema es que se suele utilizar EQUIVOCADAMENTE.

El niño o la niña tiene que aprender que si comete acciones inadecuadas (tiene rabietas, muerde, pega, etc.) va a tener consecuencias negativas (castigo). 

Una técnica eficaz en este tipo de situaciones es la del TIEMPO FUERA. De manera contingente, es decir, seguido inmediatamente de la conducta, castigamos al niño separándole de la situación donde se ha generado la conducta negativa y eliminando cualquier refuerzo (es decir, sin hablarle y retirándole cualquier estímulo) durante un tiempo determinado.

¿Cuánto tiempo? Pues una regla general es 1 minuto por cada año del niño (por ejemplo, tres minutos para niños de tres años)

Porque el tiempo de castigo debe ser siempre el mismo, no podemos dejarnos llevar nosotros, como adultos, por el enfado y tener al niño más tiempo del exclusivamente necesario castigado, porque no es eficaz. 



Una vez que ha pasado ese tiempo, que puede estar controlado por un reloj de arena, o un despertador que avise con una señal cuando ha pasado el tiempo (por si estamos atendiendo a otros niños y no podemos vigilar el tiempo de castigo), entonces hablamos con el niño sobre las consecuencias de su conducta, cómo cree que su compañero se ha sentido, cómo cree que nos hemos sentido nosotros y qué va a hacer la próxima vez que esté en esa situación, cuál va a ser la conducta "sustitutiva" a la que ha tenido, etc. 

Es decir, una vez que ha pasado el tiempo previsto del castigo, ayudamos al  niño a pensar. 



O acaso ¿tú puedes pensar cuando estás enfadado? Pues el niño o la niña tampoco. A ellos el castigo les enfada (no han conseguido lo que querían  y lo normal es que estén el tiempo que dura el castigo llorando, y así no pueden pensar.)

Además, un niño con tres, cuatro o incluso cinco años necesita una guía para ayudarle a pensar. Si le castigamos "a pensar" seguramente en lo único que piense es "¿y en qué pienso?". Somos nosotros, como adultos, los que tenemos que guiar ese pensamiento posterior.

Recuerda que una de los aspectos más importantes de la correcta aplicación del Time-Out es la retirada de los estímulos. De nada sirve, tener al niño en la "silla de pensar" y estar todo el tiempo que dura el castigo diciéndole "eso, para que aprendas, la próxima vez te vas a enterar, ahí te quedas castigado hasta que yo te diga..." 



NUNCA, NUNCA CASTIGUEMOS A PENSAR, PENSAR ES BUENO





5 comentarios:

  1. Ana,
    muy buena reflexión sobre la silla de pensar.

    Ciertamente creo que se utiliza mal por falta de conocimiento y por inercia. Uno lo castiga sin más a pensar en el rincón y se olvida de lo más importante: ayudar al niño a pensar. Y tu, con esta reflexión, lo has explicado perfectamente.

    Tuve un interesante debate en twitter a raíz de publicar mi entrada Time-out, tiempo fuera o silla de pensar ¿para qué? Aquí el enlace por si a alguien le interesa entrar y ampliar indformación http://www.mamapsicologainfantil.com/2012/05/time-out-tiempo-fuera-o-silla-o-rincon.html.

    Tras la publicación muchas fueron las mamás que comentaron tanto en twitter como en el mismo blog, porqué no acababan de entender los conceptos. Y la culpa de todo esto la tenemos nosotros, los "expertos" que no sabemos comunicar bien o transmitir correctamente la aplicación de estas técnicas que bien aplicadas dan excelentes resultados ...

    Interesante artículo el tuyo, interesante el debate que genera e interesante todo el trabajo que nos queda por hacer.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos días!,
    Tengo que confesar que yo en su día utilicé este método. Reflexionando y autoevaluándote más tarde, llegas a la conclusión, de que estamos condenando al niño a que asocie "pensamiento" con “castigo”, ¡qué horror! ¡Con lo maravilloso que es pensar!
    En un aula de E. Infantil con 23 niños de 3 años, no puedes quitar los ojos a ninguno y en ocasiones, esto ha ayudado a resolver algún conflicto, pero pensando en el niño, no siempre se utiliza bien, siempre habría que sentarse con él cuando finalizase el tiempo apropiado, . Los preguntándole, trabajando sus emociones, sí emociones sobre todo, ya que en esas edades todo suele estar ligado a lo emocional. Límites hay que marcarlos si no queremos fabricar tiranos, eso siempre.
    Muy interesante tu artículo.
    Saludos.
    Gracias.


    ResponderEliminar
  3. Hola,perdonad,pero a mi me choca el tema de separarlo sin hablarle y de que se relacione "rabieta con castigo"...no es la rabieta falta de control sobre las emociones?,si un niño tiene una rabieta...en vez de dejarlo sólo y apartarlo(castigarlo) .no sería mejor ayudarlo a que reconozca esa emoción y la sepa manejar?,supongo que con tanto niño será muy difícil,pero el tema de la silla aunque se quite la frase "al rincón de pensar"...sigue siendo un castigo(palabra que no debería de usarse...),de que sirve dejarlo solo y no hablarle..y si necesita expresarse?no se le escucha en ese momento? , bueno es mi opinión, a mi no me gustaría que castigaran a mi niño por no saber manejar una emoción,porque cuando pegan o quitan un juguete a otro compi es también falta de control de emociones.

    ResponderEliminar
  4. Hola,perdonad,pero a mi me choca el tema de separarlo sin hablarle y de que se relacione "rabieta con castigo"...no es la rabieta falta de control sobre las emociones?,si un niño tiene una rabieta...en vez de dejarlo sólo y apartarlo(castigarlo) .no sería mejor ayudarlo a que reconozca esa emoción y la sepa manejar?,supongo que con tanto niño será muy difícil,pero el tema de la silla aunque se quite la frase "al rincón de pensar"...sigue siendo un castigo(palabra que no debería de usarse...),de que sirve dejarlo solo y no hablarle..y si necesita expresarse?no se le escucha en ese momento? , bueno es mi opinión, a mi no me gustaría que castigaran a mi niño por no saber manejar una emoción,porque cuando pegan o quitan un juguete a otro compi es también falta de control de emociones.

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón. De hecho, desde que escribí el post en enero de 2013 no lo había vuelto a leer. Revisaré el contenido. Ahora no escribiría eso. Gracias

    ResponderEliminar